Llueven objetos y personas del cielo

LLUEVEN OBJETOS Y PERSONAS DEL CIELO

(Este articulo lo puedes traducir con un solo click a mas de 20 idiomas, selecciona el que requieras en la parte inferior de la pagina “traduction” y compartelo respetando los derechos de autor registrados)

Pareciera el título de otra película de world Disney, el cielo se está cayendo o algo similar, sin embargo día a día en la vida cotidiana ocurren lesiones por caída de objetos que parecieran caer del cielo y fuera de ser por causas naturales, como consecuencia de un tornado u otro fenómeno natural, la mayoría de estos obedece a la falta de precaución que tenemos los seres humanos, cuando desarrollamos una actividad en altura, sea esta en el ambiente laboral o en la vida cotidiana.

Hágase simplemente esta pregunta:

¿Alguna vez ha pasado en áreas próximas a una construcción y por su mente se ha prendido una alerta en su instinto de conservación, que le obligue a mirar hacia arriba antes de pasar por allí?

¿Cree usted que este riesgo podría pasar en su hogar, áreas sociales o públicas que frecuenta?

La verdad es que la mayoría de nosotros encontrara una respuesta positiva y muy posiblemente recuerdos propios o comentarios de hechos ocurridos en uno u otro lugar, donde alguien ha sufrido la consecuencia de ser golpeado por algo o alguien que cae de lo alto y no son propiamente ángeles, pues recuerdo mientras redacto este interesante documento, la triste historia de alguien que murió en mi ciudad natal, cuando transitaba por una calle del centro de la ciudad y murió al caerle una losa de la fachada de un edificio que se desprendió desde el piso 16.

¿Cree usted que esto solo le ocurre a esta víctima y solo le ocurre a otros?

Si sabe que la respuesta es que a cualquiera puede ocurrir, este artículo es para usted.

Recordemos que nuestro más valorado tesoro es la integridad física y salud, y esta nadie la tiene comprada, así que los más prudente y razonable es extremar medidas tendientes a disminuir la posibilidad de ocurrencia de un accidente; o ¿sabe usted que día se accidentara? ¿A qué horas? ¿En qué lugar?

De ser así, le aseguro que ese día no saldríamos de la seguridad de nuestro hogar, aun así, un accidente puede sorprendernos aun en nuestra propia vivienda, tan cierto es esto, que curiosamente al momento de redactar este documento, escuche el llamado de una de mis hijas en el segundo nivel de mi hogar, siendo muy irónico el hecho, de estar escribiendo sobre la caída de objetos y en ese momento mientras lo hacía, un gran vidrio polarizado de1 metro cuadrado aproximadamente, se desprendió al parecer por la vibración producida por la unidad del aire acondicionado, sumado a factores de calor y humedad, generando el incidente, a Dios gracias al momento de caer, mi hija recién salía del área de impacto; condición que me motivo aún más a trasmitir mi mensaje a quienes crean, que vale la pena invertirle un poco a la prevención y a difundir algunas pautas que todos conocemos pero que muchas veces olvidamos.

La Seguridad no es un Accidente, suelo manifestarlo en muchas empresas donde dicto conferencias como Ingeniero especializado en esta área, en la que día a día se debe aprender y actualizar, tener la mente abierta a nuevos conocimientos y experiencias que permitan enriquecer el contenido de mis palabras, para fomentar una cultura de la seguridad.

Condiciones similares, con riesgos potencialmente mayores y por ende con mayores consecuencias se encuentran en los ambientes laborales, en las que adicional a las condiciones anteriores, se presenta la exposición a caída de objetos pesados como equipos y herramientas.

En el sector laboral, muchos países han tomado iniciativas sobre la reglamentación de actividades, entre otras el Trabajo en Altura, pues las consecuencias de sus accidentes son graves o mortales, no en vano se le ha clasificado como tarea de alto riesgo.

Siendo certificador de trabajos en altura, procuro actualizarme continuamente en la reglamentación, normatividad, equipos, procedimientos y demás temas relacionados, pues aunque normas existen en casi todos los países, el valor agregado para transmitirlas, para concientizar sobre su interés se logra en gran medida en la experticia, vocabulario, experiencia de quien las trasmite, para lograr cambios de Actitud positivos (Ver Articulo Actitud/Aptitud disponible en esta web), que beneficien a todo ser humano involucrado o expuesto a este tipo de riesgos; sin embargo, he notado como muchas de estas normas y procedimientos, quedan cortos al definir o resaltar la importancia de asegurar no solo al trabajador que está en lo alto, de lo cual existe un buen referente, sino en la importancia de trabajar en altura con herramientas y accesorios, asegurados, amarrados, anclados por algún medio, con el fin de evitar lesiones o daños en personas, equipos, procesos o maquinaria, al caer estos por un descuido humano, por un factor ajeno como la vibración, condiciones ambientales o muchos otros que pudieran generar tal efecto.

Es muy importante pues, el planear en cualquier actividad desarrollada en altura, el tener los medios adecuados para transportar y hacer uso de herramientas y accesorios de manera segura, pues el riesgo es potencialmente mayor de lo que se cree.

¿Alguna vez estando al nivel del piso, se le ha caído algo? ¿Cuál es su reacción?

Curiosamente cuando estamos en un nivel elevado, el instinto de conservación sumado a otras condiciones, nos hace reaccionar aun con mayor rapidez y ya no solo importa el hecho del objeto que cae, sino que por nuestra reacción, muchas veces nos abalanzamos a coger lo que se nos cae, propiciando condiciones de riesgo adicionales como pérdida del equilibrio, movimientos en la estructura en la que estamos, soltarnos o agarrarnos de algo que sin pensarlo, por la sola reacción frente a la sorpresa del objeto que cae, no lo pensamos y pudiéramos lesionarnos aún más.

Con razones tan fundamentadas y reales, vale pues prestar atención a nuestro entorno y evaluar los riesgos potenciales que día a día sorteamos y al que se expone cualquiera de los miembros de nuestra familia o de nuestro ambiente laboral.

Evaluemos la forma en la que muchas veces por aprovechar las limitaciones de espacio, buscamos almacenar objetos en estantes o entrepaños, o cualquier lugar que adaptamos para colocar algo allí, objetos que prontamente se convierten en fuente potencial de lesiones al ser golpeados por estos.

¿Se ha preocupado usted por evaluar la forma en que quedan allí puestos?, ¿cómo se aseguran?, ¿el lugar o medio empleado tiene la resistencia mecánica suficiente para sostenerlo de manera estable?

O asume usted que simplemente por el hecho de que no se cayó a la primera, ¿se mantendrá allí por siempre?

Así pues, la próxima vez que pretenda almacenar, colgar, subir elementos u objetos, piense primero en las condiciones y elementos con que dispone, y de ser necesario refuércelo con elementos como pie de amigos, chasos, barandas, guayas, redes o cualquiera de las opciones que existen en el mercado para estos fines, los que deberán estar instalados técnicamente cumpliendo con un margen de tolerancia mayor a la carga que pretende colocar.

Esta reflexión es bien importante recordarla y validar cada decisión al respecto, y con seguridad nos evitara textualmente, muchos dolores de cabeza.

Para recordar: la próxima vez que instale un cuadro, un equipo, que este en un lugar alto o que pase junto a cualquier condición similar, piénselo más de dos veces, pues el riesgo potencial estará allí esperándolo; si está en sus manos, tome nota, aprópiese del conocimiento y aprenda de cada nueva experiencia propia y ajena, aplicándola a su vida diaria, familiar y laboral.

Condiciones como estas deben tener un control periódico y en lo posible, prever el riesgo antes que exponerse a él; en el sector industrial existen procesos de registro y aplicación de inspecciones periódicas (aplicables al hogar y áreas comunes), las que deben una vez identificado el riesgo, plantear acciones correctivas con fechas y resultados medibles, un responsable de su seguimiento y retroalimentación, pues, de nada vale identificar y dejar plasmado en un documento la condición si esta no genera un Plan de Acción, un Plan de Mejoramiento Continuo, PHVA , Planear, Hacer, Verificar y Actuar o retroalimentar.

O, acaso es usted de los que cree que el incidente ocurrido en casa con la caída de un vidrio, ¿solo me ocurre a mí?

Que aquel desafortunado peatón que caminaba por una calle de la ciudad como usted o como yo, ¿a él le cayó encima esta losa, por de malas? ¿Porque le tocaba?

Les invito a tomar un poco más de conciencia, en una de las múltiples condiciones de riesgo que todos sorteamos día a día, como lo es la caída de objetos, como el trabajar con estos en lo alto, pues de no tomar los correctivos, alguien pagara las consecuencias.

Recuerde al terminar de leer este artículo, y salir de su casa u oficina, mirar hacia arriba, algo podría estar esperándolo y no propiamente el sol, las nubes o las estrellas, por el contrario podría ser algo que lo deje viendo estrellas o aquella luz en el túnel, más vale prevenir…. La seguridad también depende del Autocuidado, valórate, eres un ser único, una creación perfecta, la que no vale la pena remodelar o perder por un descuido.

Escrito por: Ing. Alfonso Vanegas Ospina, E.S.O.

Para la firma: GESTIONPHVA

Nota: Comparta este súper artículo, difúndelo y aplícalo, respetando los derechos de autor.

Cartagena de Indias, Septiembre 20 de 2010

Autor del libro: TIPS PARA LA RESILIENCIA Y ALGO MAS, da click en el nombre de este y amplia informacion










Publicado por

[email protected]

Me describo como persona emprendedora con iniciativa, con energía positiva y motivacional, con capacidad de gestión, consiente de la importancia de la inteligencia emocional, entusiasta dispuesta a aceptar los retos que enriquezcan aún más mi vida personal y profesional. (Autor del libro “Tips para la Resiliencia y algo Más”).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *